Mirando al vacío

Otra noche más en la ciudad. Desde lo alto de aquel rascacielos todo parecía tan insignificante… las luces de las ventanas asi como las farolas iluminaban la ciudad dando una nueva forma a la noche (que en estos tiempos había perdido su encanto).

No tenía nada que perder, por eso se sentía tan poderoso al estar allí arriba en aquella posición, con los brazos abiertos, no sentía miedo al mirar hacia abajo, no sentía nada… y nunca estuvo realmente seguro de sentir algo en algún momento de su vida, supo que hizo mal en el pasado, supo que hará mal en el futuro, supo que cuando estuvo con ella tambien hizo mal, no la quería, no sentia nada por ella como nunca fué capaz de sentir nada por nadie (ni por sí mismo).

No tenía nada que perder, tampoco nada que ganar… un momento… si que tenía algo que ganar! y además asi lo había echo… había ganado el poder que se siente al no temer por nada que perder. Se sintió fuerte, se sintió poderoso, se sintió único en ese instante al mirar al vacío, sintio más que nunca que su vida valía la pena aunque estaba dispuesto a perderla en aquel momento, pasó horas reflexionando sobre su existencia, su pasado con ella, su pasado rodeado con sus amigos, rodeado con su familia…

Así llegó el amanecer justo delante de él. Comenzó a parecer el sol… lágrimas recorrían su rostro mientras mantenía aquella posición en cruz… las lagrimas le brotaban a borbotones acabando en su barbilla. Fué entonces cuando supo que realmente la quería, no sabía porqué, hasta ese preciso momento no se había dado cuenta, sabia que ella estaba enamorada de el, que daría su vida por el… entonces cayó en la cuenta de que si no habia sido feliz era porque nunca quiso serlo… (oportunidades no le faltaron…)

Ahora sabia que tenía mucho por perder, sabia que lo tenía todo por perder… sobre todo a ella… quería bajar de allí, volver a su lado y poder abrazarla mientras le decía lo mucho que la amaba, quería disculparse por haber sido un estúpido, por haberla dejado marchar… quería vivir…

Se llevó las manos a la cabeza mientras los llantos llamaron los gritos de su garganta, allí estaba él, solo, con las manos apretando su cabeza, sus ojos brotando lágrimas y su garganta gritando como nunca lo había echo… flexionó las piernas, gritó el nombre de su amada… perdió el control de su cuerpo, abrió los ojos y vió como su cuerpo se aproximaba incontrolablemente al vacío. Había desperdiciado su vida, ahora lo sabía… pero ya era tarde.

22 de agosto, 07, MeM

Nota del autor: escrito en una tarde de verano
Imagen:
lordownage

5 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte

5 Respuestas a “Mirando al vacío

  1. fiuu…los pelos de punta.
    Escribes genial. agus.*-*
    Sigue asi.

  2. no sabes lo que me alegra saber, que al menos una persona es capaz de sentir algún tipo de sentimiento al leer algo escrito por mi… es un orgullo conseguir algo asi solo con palabras.

    gracias por pasarte, laura :***

  3. Sirion E. Loud

    O.O alucinante, me encanta i ademas te hace aprender indirectamente i viceversa. Simplemente una palabra: Excelente

  4. Sonia

    Que tristeza , que la felicidad siempre estuvo ahí…
    y la dejo pasar,se le fue escapando de a poco,como agua entre las manos,estremecedor darse cuenta cuando ya es demasiado tarde…

    Reflexivo, fatal, pero deliciosamente bello dentro de la burbuja de melancolía en la que siempre vivio,sin apenas darse cuenta…

  5. Muchas veces no nos damos cuenta de lo que tenémos… otras, demasiado tarde.

    Gracias por pasarte.
    Un S>aludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s