Desde mi ventana con rejas.

Encerrado en esta habitación
solo una ventana que da al exterior,
tiene rejas y a través de ellas observo al mundo.
Desde ella puedo ver amaneceres y anocheceres.
Siempre la tengo abierta menos cuando llueve,
es entonces cuando mas me gusta acercarme
y ver como las gotitas de agua mojan el cristal,
a veces cuando cesa la lluvia y tengo suerte
veo salir el arcoiris, pero otras veces no.
Me gusta mucho observar por mi ventana con rejas
como la gente camina y camina,
muchos andan deprisa como si llegaran tarde
a una cita muy importante.
Otros caminan sin prisa despreocupados y tranquilos.
Me gusta observar como los niños juegan
y escucharlos reír con otros niños.
Una vez alguien me dijo que aún guardaba la esencia
de ese niño que un día fui, pero no le hice caso
porque yo nunca fui niño y nunca reí ni lloré
ni supe que es el amor de unos padres
ni que te cuiden ni jugar con otros niños.
Me gusta observar a las parejas que andan
cogidas de la mano o la cintura,
se les ve tan felices que parece
que el mundo esté hecho solo para ellos.
Y matrimonios mayores que han vivido mucho
y no se cansan de seguir juntos y es algo admirable.
También veo jóvenes en grupo
buscando chicas de sus edades para ligar con ellas.
Pero desde mi ventana no todo son cosas bonitas,
también he visto cosas feas y desagradables,
como por ejemplo personas pelearse a puñetazos y patadas
o a niños llorar y madres regañando a sus hijos y chillarles.
También parejas discutir gritándose como si se odiaran y
todo ese amor que un día sintieron se desplomase en un momento.
A veces, cuando me aburro de tanto observar y ver cosas,
me quedo sentadito en un rincón de mi habitación
y pienso en todo lo que he visto y he observado,
tanto las cosas bonitas como las cosas feas
pues tanto de una como de otras
hay que sacarles provecho y aprender de ellas.
No sé cuando me dejarán salir de esta habitación
pero creo haber aprendido lo suficiente sobre la vida
o al menos sobre el comportamiento humano
y aprendí lo suficiente como para disfrutar
cada mañana de un amanecer
o del cautivador atardecer,
con todo lo que vi y todo lo que observé
he aprendido demasiadas cosas que no puedo hacer.
He visto como los hombres tratan a las mujeres
algunos lo hacen mejor y otros lo hacen peor.
También aprendí de tanto observar y de tanto mirar
que cuando un niño llora es para pedir atención
la cual hay que ofrecer porque si no el llanto no cesará,
y a un niño hay que cuidarlo muy bien
para que crezca sano y fuerte.
Aprendí también que el amor a veces
se rompe como un frágil cristal
pero aprendí también que no siempre acaba mal,
observando a las personas mayores que siguen juntas
desde muy jóvenes, desde que se conocieron.
Una cosa muy curiosa de la que me he percatado
de tanto observar por mi ventana con rejas es
que muchas personas no saben aprovechar su tiempo
o no saben que hacer cuando no tienen nada que hacer,
en cambio, con todo lo que he aprendido de tanto observar
sé que yo aprovecharía la vida a cada momento,
y desde mi ventana con rejas
le daría un consejo a todas esas personas que observo
y es que la vida es para vivirla,
para no dejar pasar el tiempo como si nada.
Aunque quizás deba callar, porque yo soy el primero
que deja pasar la vida ante sus ojos mirando y observando.
Sin nada mas que la sensación de desasosiego
de que el tiempo pasa sin poder hacer nada mas
que observar y mirar.

iamgen; NicoMondrian

7 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte

7 Respuestas a “Desde mi ventana con rejas.

  1. Epi

    La vida no está para ser observada, si no para ser vivida.

  2. Ah! me encanta lo que escribes. A mi me gusta observar, lo encuentro algo asi como un ejercicio obligatorio, observarlo todo. Tomar distancia de las cosas, las personas y las situaciones, pero claro, tambien vivir, por que la vida, se tiene que vivir.

    Me gustan tus reflexiones cotidianas, sobre las parejas, los hombres, las mujeres y los niños. Me gusta tambien la idea de observar la vida desde la vision de una ventana enrejada, sin duda nuestra vision de lo que la vida es y de como debemos vivirla se torna diferente.

    Me dejaste pensando, esa ventana, era la de una celda? de una habitacion de un hospital? o simplemente la ventana de cualquiera de nosotros?

    Un abrazo Caminante como siempre es grato leerte entre cafe y cafe.

  3. Bueno has aprendido a observar a las personas de una manera muy intuitiva, me gusta la narración en prosa, me gusta que muestres tu intimidad y las sensaciones que percibes. Fue un placer haberte leído.

    Chinasklauzz

  4. Tu ventana a parido a un nuevo flâneur y me alegro por ello. Todo poeta o “intento de tal” tiene la necesidad de observar.

    Gracias una vez más.

    Un saludo

    M.C

  5. Epi, así es, la vida es para vivirla… para sentirse vivo, pero aveces ocurre que la vida pasa ante tus ojos y cuando te quieres dar cuenta dices ¿ahora que hago?

    Un saludo!

    — — — — — — —

    Beatriz, Siempre viene bien hacer un alto en el camino, sentarse y estarse quietecito observando las cosas que pasan, que no son pocas. Que la mente descanse y verlo todo de otras perspectivas. Reflexiones son muchas las que puedes llevar a tener si te paras a mirar, pero bueno, solo hablando de los hombres y mujeres, las parejas y los niños… mira lo que me extendí, así que mejor ir soltando las reflexiones poco a poco.

    ¿La Ventana? Me resulta curioso lo que cada uno pueda pensar sobre esa ventana con rejas, tu piensas en un hospital, una celda… no sé, también podría ser la ventana interna de nuestro cuerpo, la ventana con rejas que está en nuestra cabeza y no nos permite ir mas allá, quizás por miedo, quizás a que todo salga mal con lo tranquilo que nos va todo tal cual está. No sé, es mas bonito que cada cual interprete esa ventana ¿no crees?

    Siempre es un placer Beatriz.

    Un Abrazo.

    — — — — — — —

    Chinaskluzz, Aprendí a observar hace mucho tiempo, siempre observando e investigando un porqué aunque este no exista, sensaciones sencillas en un texto sencillo, algún día me atreveré con algo mas complejo, o quizás no, ya se verá.
    Gracias por tus palabras, hacía tiempo que no te veía por aquí.

    Un Saludo Chinaskluzz.

    — — — — — — —

    Manuel, Un flâneur no tiene porque ser siempre pasear sin rumbo y mirar escaparates con intención de no comprar nada o tomarse un café porque sobran un par de monedas en el bolsillo. Aveces, con el simple echo de mirar y observar es suficiente, además de ser mas sencillo. Observar, al igual que escribir, se convierte en necesidad, tu lo has dicho.

    Gracias a ti, sabes que gusta verte por aquí.

    Un Abrazo camarada del verso.

  6. Caminante, tienes el don de conmoverme siempre.

    Un abrazo

  7. Un placer amiga.

    Un abrazo también para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s