Intimidad en Soledad.

¡Cuánto has echado de menos todo esto!
nunca soportaste que estuvieran pendiente de ti,
ahora vas por la calle de un lado para otro,
a tu paso, ese tan acelerado como si tuvieras prisa,
danzando de aquí para allá, de un lugar a otro,
sin tener que dar explicaciones y sin que te las pidan,
ahora nadie se atreve a coaccionar tu libertad,
si quieres pasarte dos días vagabundeando…
¡adelante! ahora puedes hacerlo.
Siempre buscaste esta soledad en la que te encuentras,
porque sabías perfectamente que en ella
residía tu verdadero ser, tu verdadera personalidad,
Ya lo dijo Miguel Hernández, se te adelantó…
“solo soy yo cuando estoy solo”.
Si aquel tipo se hubiera mantenido callado,
ahora serías tu quien yacería en un lecho de billetes,
pero como no es así te toca seguir indagando en nada.
Esas conversaciones que mantienes a escondidas
contigo mismo, tú y tu cabeza, tu cabeza y tú.
Esas charlas que nadie mas sería capaz de mantener
ni serían capaces de saber por dónde cogerlas.
Pensabas que era porque no te entendían,
pero el tiempo te dijo que la verdad era otra,
y tú eres quien no entiende todo lo demás.
Y ahora, cuando ya poco queda por sangrar,
cuando ya nada queda por vomitar,
donde el tiempo a pasado a su ritmo,
cuando tus venas están secas y no hay nada dentro de ti,
cuando ya te han rajado varias veces
para buscar no se qué dentro de tu cuerpo,
cuando tantas noches dentro de tu locura
has conseguido al fin rescatar alguna frase
que digne un minuto de atención,
ahora por fin te encuentras en tu aislamiento,
esa soledad tan buscada.
Dónde reside tu verdadero YO.
Y eso ¡oh amigo! eso no tiene precio.
Lo has conseguido.

imagen; dafni

10 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte

10 Respuestas a “Intimidad en Soledad.

  1. Me gusto! me gusto mucho. Solo soy cuando estoy solo…Uf esa linea me la llevo este fin de semana.

    No solo es demoledora, sino cierta, muy cierta.

    Te mando un fuerte abrazo!

  2. Epi

    Está muy bien, pero personalmente la soledad me parece algo terrible, creo que jamás podría buscar soledad, soy demasiado sociable.

  3. Yo tampoco soporto la soledad, aunque reconozco que muchas veces quisiera estar solo

  4. etereal

    No puedo decir nada mas, lo has dicho todo…

    Me ha gustado mucho!

    Un gran saludo,

    Etereal

  5. Ares

    “Y ahora, cuando ya poco queda por sangrar,
    cuando ya nada queda por vomitar,
    donde el tiempo a pasado a su ritmo,
    cuando tus venas están secas y no hay nada dentro de ti…”

    Cuando ya no esperas nada… ni sientes… ni necesitas… eres libre.

  6. Y la soledad para quién la busca…

  7. Curioso.
    Soy sociable con tendencias hurañas, y a veces, muchas, me saturo y busco la soledad. De hecho, no creo buscarla, la llevo dentro, y lo único que hago es dejarla campar a sus anchas.
    Para aquellos que no lo entienden, les explico que es mi síndrome del hijo único.
    La gente siempre necesita entender, catalogar, ¿verdad?

  8. Las personas tenemos ese defecto, y es que tendemos siempre a catalogar, necesitamos definirlo todo de alguna manera, a cada cual con una palabra, nada puede quedar en el aire, es una fea costumbre.

    La soledad… es buena compañía si sabes usarla.

  9. Mi madre siempre me dice que soy algo autista. Y bueno, me gusta la compañía de la gente, pero necesito tener mis momentos de introspección, de descanso, en fin, de soledad. Tal vez más de lo que lo necesitan otras personas. Pero como tú mismo dices, nadie va a entender mejor a uno que uno mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s