Archivo mensual: julio 2008

Triste Keila.

Stephen miró fijamente a los ojos a Keila durante varios minutos, contemplando nuevamente esa mirada:
-Dicen que si vas a suicidarte, no se lo dirás a nadie, que eres un cobarde si lo haces y no lo harás. Simplemente te suicidarás y nada mas si es lo que quieres hacer. Bienvenida a la excepción, Keila, voy a suicidarme.

Se desnudó, fue al cuarto de baño, se introdujo lentamente en la ducha:
-Dicen también, que rajarte las venas en una bañera con agua caliente, es una muerte dulce.

Su cuerpo se introdujo por completo, el agua estaba excesivamente caliente y necesitó unos instantes para acostumbrarse a la temperatura. Keila estaba asustada:
-Stephen, no lo hagas, aún estas a tiempo de solucionarlo todo, no será un buen final, no puedes terminar así.
-Keila, sabes que este es el mejor final de los finales.

Buscó entre el agua y sacó una cuchilla, la deslizó por su piel, recorrió gran parte de su cuerpo con ella.
Se acarició las muñecas un momento antes de rajar su carne con esa oxidada cuchilla, fue un corte lento, desgarrando las venas.
No tuvo fuerzas para pasar a la siguiente muñeca.

La respiración fue resultándole imposible, las bocanadas de aire ya no causaban efecto, era trabajoso mantener los ojos abiertos, se dejó llevar, su cuerpo fue haciéndose cada vez mas pesado, la transparente agua de la bañera se tiñó de un incesante rojo visceral.

Una nota de despedida yacía en su mesita de noche, al final, adjuntaba su firma.

Keila Stephen.

23 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte

Ácido.

Hoy te abandona,
te deja a un lado,
pero mañana volverá a ti,
y tu te dejarás querer,
te da un beso en la mejilla
pensando que con eso,
tu todo lo olvidas,
y sonries amargamente,
no todo es siempre tan bonito,
pero no dices nada
y te dejas querer
pensando que así
todo se olvida.
De un lado para otro
danzando sin aire,
la salud se va deteriorando,
y los días van pasando,
aún asi esperarás,
ese beso en la mejilla,
pensando que con eso
tu todo lo olvidas,
Y más de lo mismo,
no busqué encararme con nadie,
es mas fácil respirar
que danzar sin aire,
y te deja a un lado,
y mañana volverá a ti,
y aún esperaras un beso
pero en la otra mejilla
pensando que con eso
tu todo lo olvidas.

8 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte

Clítoris (en toda inocencia), de Arrabal.

Ventana de la mar para la tempestad y sus olas
Sol de la almendra para el dardo y sus trompetas
Luna del crepúsculo para lo lascivo y sus caprichos
Carne del impudor para el deseo y sus tumultos
Concubina del pubis para el macho y sus males
Pimentero de la fusión para la alcoba y sus tigresas
Armonía de la verticalidad para el carnívoro y sus chupetones
Estampilla de lefa para el creador y sus alucinaciones
Joya del orgasmo para flauta y sus dedos
Pleno de existencia para la intimidad y sus ritos
Taller del amor para el martirio y sus brasas
Corazón del espasmo para la eyaculación y la lamida
Flor del furor para el sádico y sus mordiscos
Molino de delicias para la pistola y sus tiros
Margarita de Eros para el libidinoso y sus fervores
Nicho de enigma para la penetración y sus rayos
Ciprina de adoración para el tallo y sus carnavales
Botón de ligue para el priapo y sus caprichos
Rosa de besos para el adorador y sus puros
Calibistri de locura para el bullicio y sus dilecciones
Concha de seducción para lo precioso y sus himeneos
Escudo de delirio para el ruiseñor y sus caprichos.
Copete de ardor para la fantasía y sus nudos
Mandolina de calor para la flecha y sus intrigas
Fresa de diluvio para el delirium y sus tremens
Nido de culto para el marqués y sus ataduras
Cajón de erección para el clavicordio y sus pasiones
Mechón de embrujo para la daga y sus toques.
Tesoro de fiebre para el falo y sus quemaduras
Cetro de la llama para la ceremonia y sus frenesíes.

imagen; Amy-Ly

7 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte

Ismael Serrano – Si se callase el ruido.

No te dejará dormir este estrépito infinito
que intenta llenar los días de tinieblas y enemigos.
Una estruendosa jauría se empeña en hacer callar
las preguntas, los matices, el murmullo de ojalás.

Ruido de patriotas que se envuelven en banderas,
confunden la patria con la sordidez de sus cavernas.
Ruido de conversos que, caídos del caballo,
siembran su rencor perseguidos por sus pecados.

Si se callase el ruido
oirías la lluvia caer
limpiando la ciudad de espectros,
te oiría hablar en sueños
y abriría las ventanas.
Si se callase el ruido
quizá podríamos hablar
y soplar sobre las heridas,
quizás entenderías
que nos queda la esperanza.

Ruido de iluminados, gritan desde sus hogueras
que trae el fin del mundo la luz de la diferencia.
Ruido de inquisidores, nos hablan de libertades
agrietando con sus gritos su barniz de tolerantes.

Nunca pisa la batalla tanto ruido de guerreros,
traen de sus almenas la paz de los cementerios.
Háblame de tus abrazos, de nuestro amor imperfecto,
de la luz de tu utopía, que tu voz tape este estruendo.

4 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte

La esquina y el viento.

En la esquina del viento,
culpable de triste lamento,
testigo de despedidas
y nuevos reencuentros.

En la esquina del viento,
testigo de sonrisas
culpable de llantos,
y añoranzas de un recuerdo.

En aquella esquina,
donde los hombres caminan
pisoteando las baldosas,
sin imaginar que ocurre allí.

En aquella esquina,
donde el tiempo pasa
sin piedad alguna
sin preocuparse de nada.

En la esquina del viento,
culpable de triste lamento,
testigo de despedidas
y nuevos reencuentros.

En la esquina del viento,
donde sopla con fuerza
borrando huellas de un pasado
golpeando hastiados corazones.

En aquella esquina,
donde el viento nos sacude
cada vez que pasamos por ella
con furioso gesto.

En aquella esquina,
donde el viento alborotó tu pelo
y contrajo el vestido a tu cuerpo,
donde te vi pasar por primera vez.

En la esquina del viento,
culpable de triste lamento,
testigo de despedidas
y nuevos reencuentros.

Nos vemos,
en la esquina del viento.

imagen; citronic

5 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte