Archivo mensual: octubre 2008

El final de un camino.

(o la muerte de un caminante)

Una decrépita
y malparada alma,
confinada
tras barrotes de huesos,
de un cuerpo novicio.

Un ánima ofendida
instruida por el crepúsculo
año tras año.
un ánima despedazada
combatiente de mil batallas.
y ninguna victoria.
un ánima perdedora
sin conquistas apiladas.
Un ánima
que se resiste a sucumbir
pues sería de cobardes
hundirse en la derrota.

Una voz rota en el silencio,
evoca un porqué
a esta herida que aún supura.
Una afligida mirada en el exterior,
una extenuada mirada en el interior.

Las pisadas van a la deriva
con gris en la retina,
imágenes que se suceden
en un completo silencio
como en el mejor cine mudo
de finales de los años veinte.

Cuando no hay nada
por qué luchar,
cuando no hay nada
por qué decir,
cuando no hay nada
por qué gritar,
cuando no hay nada
y te arriesgas a cuestionar;
¿por qué seguir?

© 2008 El Viaje a Ninguna Parte.
Imagen; Caminante & Calle de Gandhi

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte