Visitas a media noche.

Cuando todos duermen,
ella viene a visitarme.

Entra por la ventana
y me despierta
entre susurros.

Cuando todos duermen,
ella viene a visitarme.

Me dice que éste es el momento,
muchas veces no la creí
y se fue por donde vino.

Cuando todos duermen,
ella vuelve a visitarme.

Me dice que no lo deje pasar,
pero no suelo hacerle caso,
y los días pasan uno tras otro.

Cuando todos duermen,
ella vuelve a visitarme.

Esta vez le hago caso,
y me levanto soñoliento,
enciendo la luz y me pongo a escribir.

Al día siguiente se lo agradezco, pero
¿por qué viene a buscarme
cuando todos duermen?

Cuando todos duerman,
ella volverá a visitarme.

© 2009 El Viaje a Ninguna Parte
Imagen; iganphoto

9 comentarios

Archivado bajo A Ninguna Parte

9 Respuestas a “Visitas a media noche.

  1. Quizás sea entonces el mejor momento… cuando todos duermen, cuando no hay luces que te distraigan y la oscuridad y el silencio invade cada rincón. Quizás cuando tu durmes ella visite a otros; o puede que incluso venga a visitarte como a mi cuando estoy dormido.

  2. Epi

    Hola de nuevo, por fin vuelvo al mundo blogueril reabriendo mi blog y visitándote. Hasta luego.

  3. Que la musa te baile al ritmo del corazón de tus emociones.
    Un abrazo
    Yeli

  4. crow

    Por tu Blog tan interesante también
    te he elegido como ganador del
    Blog de Oro.
    Por favor pasa a recogerlo a mi blog Zona Maldita
    gracias

  5. capitana666

    Porque cuando estás solo es cuando mejor puedes escucharla, ella lo sabe y por eso acude cuando no hay nadie a tu alrededor, hazle caso, no sea que un día decida no volver, es silenciosa e inteligente.

  6. gracias por otro texto Caminante!

    pd: felicidades por el premio otorgado

  7. Quizá sea que la inspiración llega mejor en el silencia de la noche creadora. Un saludo.

  8. Epi

    ¿Estás de vacaciones? Llevas bastante tiempo sin actualizar… actualiza pronto plis XD.

  9. A mi también, por lo general la inspiración me llega por las noches, como que encuentra menos barreras, sobre todo cuando estoy bastante cansado, es como si no tuviera fuerzas para negarle la entrada, para censurarme y entonces llega. Por mi (y por lo visto, por ti), que llegue cuando quiera, se agradece, pero no deja de resultar interesante su caprichoso horario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s